FLORA DE MADRID





CATÁLOGO DE PLANTAS VASCULARES DE LA COMUNIDAD DE MADRID


Este listado de plantas vasculares de la Comunidad de Madrid es tan solo una tentativa más de cuantas se han realizado hasta ahora encaminada a catalogar su flora. Por supuesto que no es un listado definitivo de las plantas que hay en Madrid, dado que, por una parte, la dinámica vegetal no permite cerrar un registro de esta naturaleza, y por otra, que para aproximarse a un inventario cabal, habría que prospectar sistemáticamente todos los hábitats del territorio en distintas épocas del año y con un criterio común, cosa que inexplicablemente no se ha llevado a cabo hasta la fecha. 
En su elaboración se han tenido en cuenta diversas referencias bibliográficas y bases de datos disponibles en internet cuya catalogación se ofrece en la bibliografía del libro "Flora de Madrid" Javier Grijalbo. 2016, pero además se incluyen numerosas citas personales y de colegas botánicos (ver agradecimientos en el citado libro). El listado está formado principalmente por especies autóctonas, pero también por aquellas alóctonas que se han asilvestrado y forman parte de los hábitats naturales locales o de medios de influencia antrópica. En consecuencia, quedan excluidas todas las plantas ornamentales y cultivadas que con el clima actual no tienen capacidad de autoregeneración ni sexual ni vegetativa en el territorio madrileño. Tampoco se consideran las autóctonas de cuya presencia no se tiene constancia al menos desde 1960 al estimarse que han desaparecido y por tanto ya no pertenecen a la flora madrileña actual. De acuerdo con este criterio, por una parte se da la paradoja de que algunas especies presuntamente extintas en época reciente (por ejemplo: Hohenackeria polyodon, Stachys annua), aunque con desaparición posterior al año de referencia indicado, quedan incluidas en el listado, y por otra, se elimina un importante grupo de plantas que otros autores integraban dentro del catálogo de plantas madrileñas y que ha dado lugar a estimaciones sobredimensionadas de la actual diversidad florística local. Este conjunto de plantas referidas por autores como Cutanda, Lange, Wilkomm o Pau, y ausentes desde hace décadas, es sorprendentemente numeroso a la vez que revelador de los cambios ambientales que ha sufrido el medio; aun así, es probable que algunas de estas plantas hayan pasado desapercibidas al enrarecerse y se vuelvan a encontrar en el futuro. Por otro lado, se han mantenido muchas especies de las que la bibliografía reciente reconoce como madrileñas, a pesar de que el autor no ha podido encontrar ningún otro registro actual que las avale.
 En general, se sigue la nomenclatura de Flora iberica y de Anthos; sin embargo, en algunos grupos se ha decidido seguir el criterio taxonómico de otros autores. Por ejemplo, en Orobanchaceae, el criterio de Index of Orobanchaceae y en Festuca, el  de Devesa et al. 2013. Asímismo de forma excepcional se ha optado por usar el nombre que utiliza SIVIM para designar algunas plantas. En cualquier caso, los taxones o táxones que generan sinonimias controvertidas o de uso reciente se han reunido en un listado disponible en el libro anteriormente citado (Flora de Madrid, 2016) donde se hace constar su equivalencia.
La clasificación taxonómica para angiospermas corresponde a la secuencia indicada en APGIII por HASTON, E.; RICHARDSON, J. E.; Stevens, P. F.; CHASE, M.V. & HARRIS, D. J. (2009) con las correcciones aportadas en el panel elaborado por COLE, T. C. H. & HILGER, H. H. (2014) y las de STEVENS, P. F. (2014) en https://www.mobot.org/MOBOT/research/APweb/. De acuerdo con este criterio por ejemplo se han omitido familias como las sambucáceas, las agaváceas o las valerianáceas que se han incluido dentro de las adoxáceas, asparagáceas, caprifoliáceas, respectivamente. Por otra parte, para licopodios y helechos se ha seguido la clasificación de CHRISTENHUSZ, M. J. M.; ZANJ, X-C. & SCHNEIDER, H. (2011).
Con la intención de facilitar la búsqueda de especies el catálogo que aquí se ofrece va ordenado alfabéticamente por familias, lo que contrasta con la organización de carácter filogenético que se ha empleado en el catálogo fotográfico del libro Flora de Madrid 2016, más centrado en el parentesco entre plantas y grupos de plantas. En uno y otro caso los géneros y las especies siguen también un orden alfabético. Junto a cada familia se consigna el orden botánico al que pertenecen.
En ocasiones las especies se diversifican en el territorio presentando dos o más subespecies, en ese caso se desdoblan con el nombre completo de cada una. Si el taxón aparece solo bajo la subespecie tipo no se especifica dicho término subspecífico (por ejemplo Genista hirsuta Vahl subsp. hirsuta aquí se reseña como Genista hirsuta Vahl). En el listado no se han recogido variedades, (a excepción de las de Rosa canina que se han elevado a rango de especie) de esta manera pasa inadvertida por ejemplo la variedad nevadense de Trifolium repens L. Los frecuentes híbridos que se encuentran por el territorio tampoco han sido considerados.
Entre corchetes se indican los nombres de familias sinónimos de uso habitual que son asimismo aceptados por la nomenclatura botánica; por ejemplo, en Brassicaceae se anota [Cruciferae].
En este listado los nombres de algunos taxones se acompañan de cierta información complementaria que puede resultar de interés; ésta va entre corchetes
[*] Especie alóctona pero naturalizada con poblaciones más o menos frecuentes. Se incluyen especies como Crepis bursifolia que aun siendo autóctona en el este peninsular se ha incorporado a la flora madrileña en los últimos tiempos con la ayuda del ser humano resultando común en la actualidad; también especies como Cedrus atlantica o Cupressus arizonica al haber sido encontradas asilvestradas en algún punto del territorio. Otras especies igualmente habituales en jardines, cultivos y repoblaciones forestales no se han considerado si no se ha tenido constancia de su regeneración espontánea.
[e] Endemismo de la península Ibérica. [e.] La subespecie nominal es endémica.
En la indicación [1, S], el número se refiere a la cantidad de localidades donde se han encontrado recientemente ejemplares de dicha especie (a partir de 1960); se trata de una referencia que intenta alertar acerca de su escasez en el conjunto del territorio madrileño, aun pudiendo ser localmente abundantes, al comprender únicamente las que se han encontrado en menos de cinco puntos. Siguiendo este criterio se entiende que las no acompañadas por esta información tienen presencia al menos en seis enclaves. En ciertos casos la escasez de observaciones puede ser debida a que las especies en cuestión son poco llamativas y pasan desapercibidas; lo contrario de lo que ocurre con otras asimismo poco frecuentes y con diferentes niveles de protección que al ser muy notorias se han encontrado en más de cinco emplazamientos. Las letras señalan puntos cardinales, N, S, E, O y C que indica la zona centro; se trata de referencias que pretenden orientar, al menos vagamente, acerca de sus emplazamientos dentro de la geografía madrileña, mostrándose en orden de importancia. Al pie de este texto se ofrece un mapa de Madrid con su delimitación. 
[0] indica que la especie aparece citada recientemente en la bibliografía, aunque no se han encontrado referencias locales concretas. 
En las especies alóctonas la cifra corresponde al número de localidades donde la planta vive espontáneamente; es decir donde es capaz de brotar por semilla o rebrote fuera de jardines, aunque haya sido durante un escaso número de años.
Finalmente, señalar que algunos taxones no están citados dentro del territorio madrileño y por tanto no se incluyen en el catálogo; sin embargo, tienen presencia en su periferia, en ocasiones a escasos centenares de metros, lo que hace pensar que puedan ofrecer registros futuros. A modo de ejemplo se pueden indicar: Aizoon hispanicum (Villaseca de la Sagra, TO), Androsace vitaliana subsp. assoana (Aldealengua de Pedraza, SG), Arisarum simorrhinum (Almorox, TO), Clypeola eriocarpa (Noblejas, TO), Luronium natans (Peguerinos, AV), Lycopodium clavatum (La Granja de San Ildefonso, SG), Salix eleagnos (Uceda, GU)… 
Catálogo de plantas de Madrid

El catálogo recoge 2580 taxones (especies y subespecies), pertenecientes a 834 géneros y 136 familias. Las familias mejor representadas son: Asteraceae (305 taxones), Poaceae (256), Fabaceae (210), Caryophyllaceae (130), Brassicaceae (125), Apiaceae (98), Rosaceae (95), Lamiaceae (88), Plantaginaceae (78), Ranunculaceae (66)... 
Los géneros mejor representados son: Trifolium (38), Carex (35), Ranunculus (30), Vicia (29), Juncus (25), Silene (24), Veronica (23), Sedum (21), Euphorbia (20), Galium (19)...
Un total de 252 taxones (9,7%) son endemismos peninsulares y 244 (9,4%) son plantas alóctonas. Además, 968 taxones (37,5%) integran el grupo de lo que aquí se ha considerado como escasamente representados en el territorio madrileño.